Actualización del mercado en relación con el brote de COVID-19

Tras la propagación del virus COVID-19 desde China a Europa y a la mayoría de las regiones del mundo, los mercados de productos del mar se han visto sometidos a estrés.

En general, la demanda y los precios han caído más para el mercado fresco que para el mercado congelado. Se puede hacer una distinción adicional entre los productos que abastecen a los mercados italiano, español y francés, que parecen haber sufrido más en este momento, y los productos pelágicos que ahora están relativamente menos afectados.

Los productos destinados a los mercados de hoteles, restaurantes y catering (HORECA) también sufren particularmente el colapso de la demanda ya que los canales de HORECA están cerrados en numerosos países. Las tiendas minoristas de pescado fresco en Italia, España y Francia están cerrando, lo que ya causó el desperdicio de muchas toneladas de pescado, puesto que durante las últimas dos semanas se cancelaron los pedidos de venta a corto plazo.

Los buques pesqueros a gran escala y en aguas distantes están preocupados por la necesidad de que la tripulación pueda desembarcar y viajar desde su hogar hasta el barco para garantizar la continuidad de la pesca de manera segura, con cambios regulares de la tripulación. El acceso a los puertos también debe estar garantizado.

Los propietarios de embarcaciones pesqueras, que luchan por obtener material de protección médica, solicitan un protocolo estandarizado sobre procedimientos sanitarios y claridad sobre la responsabilidad del armador en caso de infección en el trabajo. Además, el sector pesquero enfrenta restricciones a la libre circulación de pescadores y, por lo tanto, una escasez de mano de obra de los miembros de la tripulación.

Como consecuencia, un número cada vez mayor de buques pesqueros están amarrados en el puerto, ya que es simplemente antieconómico, inseguro o carecen de los suministros necesarios para ir al mar. Los buques pesqueros que aún operan están experimentando importantes caídas de ingresos. Como resultado, la UE se enfrenta a un riesgo de falta de suministro de productos del mar.

+INFORMACIÓN por país.

NOTICIAS RECOMENDADAS